Archivo

Archive for 30 enero 2011

La Consultoría Artesana y el Taller “Todo por la Pasta”

Del jueves al sábado pasado he estado en Bilbao participando en el Taller Todo por la pasta, organizado por la Red de Consultoría Artesana (Redca), red multidisciplinar de consultores  que con un ideario consensuado, pretenden mejorar  su servicio a los clientes y afrontar la consultoría desde una perspectiva vital que busca la felicidad y el trabajo bien hecho. Este trabajo bien hecho es denominado “artesano”.

Tuve noticias de esta red hace algunos meses tras entrar en contacto con Amalio Rey, e ir consolidando una amistad que ha facilitado nuestra colaboración en diferentes actividades, tanto en la Universidad Europea Miguel de Cervantes, como para ZyA Consultores.

Cuando me enteré del Taller que proponía Redca me inscribí en el mismo y solicité poder participar  no sólo en la fase “abierta”, sino también en la fase de socios de Redca. Para conseguir que me facilitasen el acceso, apliqué las mismas tácticas que el Presidente Rodríguez Zapatero aplicó para  participar en el G20, conseguir que un  miembro del grupo me avalara. Mi “Sarkozy” fue Amalio, al que agradezco un montón su mediación pues me ha permitido acceder a una agrupación de talento de enorme interés.

En representación de Redca actuó Julen Iturbe, que creo que todavía está alucinando del “marciano” que aterrizó el viernes en Eutokia, pero que me recibió (al igual que el resto de los participantes) como uno más y me hizo sentir que ya formaba parte de la red.

Una vez facilitado el acceso y tras el oportuno estudio y memorización de la “Declaración de Consultoría Artesana” y del material que los participantes habían preparado como material de consulta para el evento, me dispuse a hacer mi presentación a Redca el jueves a las 10 en Eutokia.  Dicha presentación personal fue un poco epatante debido a lo peculiar de mi perfil profesional, pero a partir de ahí me he sentido uno más y he compartido actividades y ratos de ocio, disfrutando y aprendiendo un montón de todos ellos y ellas.

Mi posición sobre la Consultoría Artesana es de amplio acuerdo con los principios que comparten, pero con algunas matizaciones en lo que se refiere a la aplicación de los mismos. Creo que el tipo de cliente y el entorno de trabajo en el que el consultor  o consultora deben realizar su trabajo, hacen que la aplicación de esos principios no deba ser rígida sino flexible y adaptable, para conseguir que los procesos y los resultados sean mejores que los de la consultoría tradicional, industrializada e impersonal. De todo me quedo con la idea de que al final trabajamos con personas, sea cual sea la organización que representen y que contrata nuestro servicios.

El Taller, tanto en su fase abierta como cerrada, ha cumplido todas las expectativas que me había creado sobre el mismo. En un tiempo y lugar determinados se ha reunido tanta diversidad,  talento, competencias, ilusión y ganas de mejorar, que deberíamos considerar una obligación prioritaria el aprovecharlos para cambiar sistemas obsoletos que no aportan valor para la sociedad.

La organización ha sido impecable, tanto en los aspectos logísticos como de relación. El lugar elegido para el encuentro, Eutokia , ha facilitado tanto las relaciones como el trabajo. Pero la labor no se ha terminado, puesto que al acabar el Taller  ya estaba en funcionamiento una wiki con información  y documentos de valoración del mismo, que nos serán de gran utilidad en el futuro.

Como resumen quiero comentar las dos sensaciones que me suelen invadir al acudir a actividades interesantes como esta. La primera es la de esperanza, al ver que es posible hacer las cosas de una manera diferente (y notablemente mejor) a lo que estoy habituado a ver en mi entorno.

La segunda es menos alegre y la podríamos definir como de “cabreo” o envidia (no muy sana) por las formas de colaborar, trabajar o plantearse la vida  en otros lugares que, sin dejar de tener enormes problemas a resolver, permiten lugares como Eutokia y realidades como la Red de Consultoría Artesana y el Taller.

Creo que en Castilla y León sería muy difícil que iniciativas como esas tuvieran éxito… o a lo mejor (eso espero) es que soy un poco pesimista. Por mi parte voy a seguir insistiendo a los miembros de la Red para que hagan próximamente una actividad en Castilla y León (en Salamanca sería perfecto).

No quiero finalizar este post  sin agradecer a todos los participantes de Redca en el Taller su acogida y buen hacer, tanto a Julen como a Asier, Aitor, David, Naiara, Javier, Ricardo, José Miguel, María Jesús y Amalio. Muchas gracias a todos y todas, sois unos cracks y espero poder compartir con vosotros más actividades.

¿El emprendedor nace o se hace?

Con este post, queremos comenzar una nueva serie de artículos centrados en todo aquello que tiene que ver con las empresas más pequeñas, esperando que pueda ser un referente para todas aquellas pymes y microempresas que día a día luchan por seguir en pie, teniendo que adaptar las teorías y los recursos empresariales existentes en grandes empresas y multinacionales que, obviamente, no se corresponden con la realidad de las organizaciones con pocos trabajadores.

Absorbidos por un ataque de nostalgia, comenzamos planteando el eterno debate: ¿Herencia o ambiente? ¿Los emprendedores nacen o se hacen?

Esta cuestión cobra especial importancia en la situación actual en la que las elevadas tasas de desempleo han generado una doble tendencia para los emprendedores:

  • Por una parte, muchos trabajadores cualificados y de carácter emprendedor huyen de la posibilidad de crear un negocio, dada la inseguridad económica en la que nos encontramos actualmente, perdiendo de este modo la sociedad grandes empresarios e ideas innovadoras.
  • Sin embargo, y en el polo opuesto, nos hemos encontrado con la tendencia contraria; trabajadores cuya trayectoria se ha desarrollado siempre en el trabajo por cuenta ajena, se plantean aprovechar la experiencia acumulada y el conocimiento empresarial y poner en marcha un negocio propio en el que encontrar salida profesional y económica a esta situación.

Es lógico pensar que el trabajador con madera de empresario terminará por encontrar una salida a su idea de negocio, hecho que respaldaría la posición que aboga por una especie de gen que poseen determinadas personas que hace que sean emprendedores naturales en la empresa y en la vida.

Por el contrario, los grandes gurús nos dicen que en tiempos de crisis, se generan muchas y muy buenas ideas y son tiempos de oportunidades. De este modo, personas aparentemente con ese gen, pero con un carácter innovador y resolutivo, son capaces de ver más allá y plantear soluciones empresariales (muchas de las cuales se convierten en grandes ideas de negocio).

Me tomo la libertad de citar al gran Bere Casillas, sastre granadino creador del concepto “Elegancia 2.0”. Desde 2008 aproximadamente, ha dado un giro radical a su negocio, logrando esquivar la crisis y la falta de consumo con la rápida adaptación a las nuevas tecnologías.

Amalio Rey, en su post  “Perfil de Riesgo y Decisión de Emprender” plantea que ser emprendedor es una actitud mental, una postura ante la vida y no un estatus laboral o contractual. Podemos serlo trabajando por cuenta ajena e incluso dentro de la Administración, en la medida que nos dejen y/o nos empeñemos.

¿Podemos decir que Bere Casillas  (Elegancia 2.0) posee un carácter emprendedor que tarde o temprano iba a salir a relucir? ¿O se trata de una persona a la que las circunstancias han obligado a enfrentarse a su rutina empresarial y a innovar para salir adelante?

Seguiremos desarrollando esta idea; mientras tanto, os invitamos a echar un vistazo al ejemplo citado.

A %d blogueros les gusta esto: