Inicio > Emprendedores, Innovación, Personas, Web 2.0 > ¿El emprendedor nace o se hace?

¿El emprendedor nace o se hace?

Con este post, queremos comenzar una nueva serie de artículos centrados en todo aquello que tiene que ver con las empresas más pequeñas, esperando que pueda ser un referente para todas aquellas pymes y microempresas que día a día luchan por seguir en pie, teniendo que adaptar las teorías y los recursos empresariales existentes en grandes empresas y multinacionales que, obviamente, no se corresponden con la realidad de las organizaciones con pocos trabajadores.

Absorbidos por un ataque de nostalgia, comenzamos planteando el eterno debate: ¿Herencia o ambiente? ¿Los emprendedores nacen o se hacen?

Esta cuestión cobra especial importancia en la situación actual en la que las elevadas tasas de desempleo han generado una doble tendencia para los emprendedores:

  • Por una parte, muchos trabajadores cualificados y de carácter emprendedor huyen de la posibilidad de crear un negocio, dada la inseguridad económica en la que nos encontramos actualmente, perdiendo de este modo la sociedad grandes empresarios e ideas innovadoras.
  • Sin embargo, y en el polo opuesto, nos hemos encontrado con la tendencia contraria; trabajadores cuya trayectoria se ha desarrollado siempre en el trabajo por cuenta ajena, se plantean aprovechar la experiencia acumulada y el conocimiento empresarial y poner en marcha un negocio propio en el que encontrar salida profesional y económica a esta situación.

Es lógico pensar que el trabajador con madera de empresario terminará por encontrar una salida a su idea de negocio, hecho que respaldaría la posición que aboga por una especie de gen que poseen determinadas personas que hace que sean emprendedores naturales en la empresa y en la vida.

Por el contrario, los grandes gurús nos dicen que en tiempos de crisis, se generan muchas y muy buenas ideas y son tiempos de oportunidades. De este modo, personas aparentemente con ese gen, pero con un carácter innovador y resolutivo, son capaces de ver más allá y plantear soluciones empresariales (muchas de las cuales se convierten en grandes ideas de negocio).

Me tomo la libertad de citar al gran Bere Casillas, sastre granadino creador del concepto “Elegancia 2.0”. Desde 2008 aproximadamente, ha dado un giro radical a su negocio, logrando esquivar la crisis y la falta de consumo con la rápida adaptación a las nuevas tecnologías.

Amalio Rey, en su post  “Perfil de Riesgo y Decisión de Emprender” plantea que ser emprendedor es una actitud mental, una postura ante la vida y no un estatus laboral o contractual. Podemos serlo trabajando por cuenta ajena e incluso dentro de la Administración, en la medida que nos dejen y/o nos empeñemos.

¿Podemos decir que Bere Casillas  (Elegancia 2.0) posee un carácter emprendedor que tarde o temprano iba a salir a relucir? ¿O se trata de una persona a la que las circunstancias han obligado a enfrentarse a su rutina empresarial y a innovar para salir adelante?

Seguiremos desarrollando esta idea; mientras tanto, os invitamos a echar un vistazo al ejemplo citado.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: