Inicio > Emprendedores, Personas > Anatomía del emprendedor/a

Anatomía del emprendedor/a


Continuando con un post anterior y ya más metidos en materia, queremos dar un paso más y tratar de dar respuesta a las preguntas planteadas a través de una radiografía a estos curiosos seres que parecen estar en peligro de extinción.

Cuando nace un bebé, apreciamos que es un niño o una niña pero, ¿hay algún rasgo que determine que esa personita va a pasar media vida luchando por su negocio, por el que apostará tanto?…

Puesto que realizar un estudio de este tipo nos llevaría años, vamos a centrarnos en la experiencia que hemos tenido con emprendedores. Dada la importancia que han adquirido las competencias en la gestión empresarial y en los procesos de selección, nos apoyaremos en este concepto para desarrollar el perfil que nos ocupa.

En primer lugar, creo que podríamos situar la visión espacial; el emprendedor tiene claro en su cabeza el negocio a desarrollar, es capaz de verlo con absoluta nitidez a pesar de las dificultades se surjan a corto o medio plazo.

La elevada valentía (en algunos casos también denominada instinto suicida) es otra de las características que consideramos definen a este tipo de personas: actúan como por impulso centrados en ese objetivo que es su empresa, sin importar las opiniones externas, la comodidad del trabajo para otros.

Otra característica muy relacionada con la anterior es la necesidad de logro que poseen estas personas. No se conforman con lo básico y necesitan más, necesitan realización profesional que encuentran en el desarrollo de su propio negocio.

La hiperactividad o inquietud ayuda a reconocerlos por la calle; al emprendedor se le ve venir de lejos puesto que continuamente está tratando de mejorar lo que está a su alrededor y de poner en marcha proyectos que afectan a diferentes áreas de su vida (no confundir con la fase maníaca de un trastorno bipolar).

Por último, creemos que la característica definitiva que nos ayuda a saber si la persona con la que subimos en el ascensor es un emprendedor es el tesón. La importantísima motivación con la que cuentan les impulsa a continuar, a buscar salidas y soluciones en lugar de quedarse estancados en las excusas y luchar por el proyecto personal.

Esta radiografía de competencias comunes, respalda la existencia de grandes emprendedores que, a pesar de la falta de formación, han puesto en marcha excelentes empresas.

Podríamos seguir citando características y competencias atribuibles a los emprendedores,  pero ¿ éstas características  definen únicamente a este colectivo? Si eso no es así, ¿cuál es el resorte  o desencadenante que convierte a un trabajador, con competencias definidas, en una persona que sacrifica en mayor o menor medida su ocio y tiempo por su negocio?

Esta es una de las líneas en las que las empresas deberían insistir, para conseguir intraemprendedores que desarrollen proyectos por y para la empresa, pero con el interés y motivación de proyectos propios. Pero esto será objeto de otro post.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: