Archivo

Archive for 27 marzo 2011

Un poco de introspección…

Con este post, unimos nuestras dos grandes pasiones: la psicología y la gestión de personas.

Hace unas semanas, nuestro amigo el psicólogo Amado Ramírez Villafáñez, que lleva toda una vida profesional ayudando a los demás a vencer problemas de ansiedad con el ya denominado por muchos “Amadismo”, nos comentó la frase que sirve como punto de partida de esta reflexión.

Qué soy, qué tengo, qué quiero

Es una reflexión importante para reubicar nuestro objetivo vital y ser más coherentes con nosotros mismos.

Son tres preguntas aparentemente sencillas, pero que engloban el objetivo de una organización y es en momentos como los actuales en los que debemos planteárnoslas y replanteárnoslas para hacer de esta crisis una oportunidad y salir reforzados dentro de nuestro sector.

Son muchas las empresas que presumen en sus modernas páginas corporativas de tener una visión, misión y valores bien definidos y entroncados con el Plan Estratégico empresarial pero, ¿realmente hacen referencia  a la misión con la que surgió la empresa?

Cuando hablamos de pymes, esta pregunta puede ser aún más difícil de responder…

¿Qué soy? El 90 % de los directivos tiene en mente la idea con la que comenzó su empresa, aquella por la que tanto tiempo y recursos ha dedicado; pero las organizaciones cambian, fruto de las circunstancias externas o de una evolución natural en la “vida” empresarial. En este sentido, es interesante cuestionarse: ¿Sigo siendo lo mismo? ¿El cambio ha sido significativo? ¿Se trata de un cambio positivo? En función de estas respuestas, podemos (y debemos) recalibrar la brújula o hacernos conscientes de que esa posible variación es interesante para nuestro negocio.

¿Qué tengo? Creo que ésta es la clave de la reflexión. A la hora de hacer inventario de los recursos de nuestra empresa, no podemos olvidar los tradicionalmente denominados Recursos Humanos. En tiempos de crisis, somos muy conscientes de nuestros activos, pasivos, deudas y oportunidades económicas pero, ¿Conocemos realmente a cuánto asciende el capital intelectual y humano de nuestro equipo?

Son infinitos los artículos, posts, libros que hablan de motivación de empleados, de participación en las organizaciones, de comunicación descendente, etc. que, en la mayoría de los casos, quedan en eso, un recurso material olvidado en una estantería.

Tal vez sea el momento de, realmente, conocer y evaluar el capital intelectual y el potencial humano que forman nuestros colaboradores.

Si somos coherentes con nosotros mismos, esta pregunta hay que hacérsela antes de contratar al primer colaborador. ¿Buscamos realmente personas que se impliquen en la organización, que sean proactivos, que tengan inquietudes? Si esa selección de personal ha sido fiel a esta idea, y contamos con esas competencias entre los miembros de nuestro equipo, es el momento de dar la oportunidad de  hacer florecer esas inquietudes, ideas y aportaciones que se mantienen dormidas.

Una vez hecha esta reflexión con nuestro equipo, nos será mucho más fácil plantearnos la última cuestión, ¿Qué quiero? ; redefinir nuestro objetivo, volver a dibujar nuestra misión y visión y alinear todos los recursos y medios humanos y técnicos hacia esa dirección.

Tal como apuntan esos numerosos libros de motivación, conseguiremos un doble resultado: mejores resultados económicos, y un aumento de la sensación de pertenencia de nuestro equipo, lo que nos hará más fuertes frente a las dificultades externas.

Merece la pena intentarlo, ¿no?.

Anuncios

Me fastidia ser agorero

Si hay algo que me fastidia en este mundo es ser agorero en temas que impliquen que personas amigas salgan perjudicadas.

Como me temía, y así lo expresé en  mi post del 12 de diciembre, ya se han empezado aplicar soluciones “imaginativas” en la Cámara de Valladolid y creo que en este momento lo más adecuado es dar voz a los propios implicados, que el viernes 11 de marzo mandaban la nota de prensa que a continuación se expone, a los medios de Valladolid:

“La modificación legal se produjo el día 3-12-2011 y durante los meses de Diciembre de 2010 y Enero de 2011, el Presidente de la Cámara, D. Jose Rolando Álvarez  Valbuena, dijo en los medios de comunicación que no habría ningún despido. Que el equipo humano era el principal activo de la Cámara y que era necesario para afrontar la nueva etapa con todos los recursos disponibles. Y que ello sería posible porque la Cámara de Valladolid, desde hace muchos años, había logrado a base de esfuerzo un importante nivel de autofinanciación, en concreto del 70%.

En el mes de Febrero se convocó sesión del Comité Ejecutivo y del Pleno con un apartado denominado Asuntos Internos. Al día siguiente de su celebración se pidió información al Director de la Cámara de las medidas acordadas en relación con el personal y la Dirección dijo que no había ninguna medida adoptada aunque “algo habrá que hacer”. Con dicha información se convocó un asamblea de empleados de la Cámara para el lunes 14 de marzo, dicha asamblea tuvo que adelantarse de forma urgente  al jueves día 10 de marzo ante una reunión que mantuvieron los representantes de personal con el Director General, D. Felix Gonzalez Moro, el cual informó  que se iba a producir en un plazo de 7 días, el despido inmediato de entre el 20-30% de la plantilla actual.

Ante esta situación los trabajadores propusieron la posibilidad de realizar conjuntamente un plan de viabilidad:

  1. Desarrollar un Plan de Actuación con nuevos servicios, que generen ingresos.
  2. Diseñar un Plan de Ajuste de Gastos (bajas voluntarias, pre-jubilaciones, reducciones de jornada, jornada continua,…) que implique un conjunto de medidas, acorde con el Plan de Actuación de servicios. La reducción de plantilla debe ser la última opción.
  3. Contar con el esfuerzo conjunto de toda la plantilla y órganos de gobierno de la Cámara con el fin de lograr los objetivos del Plan de Actuación.

Estos despidos se producen, según criterio de la Cámara de Comercio, de manera objetiva, siguiendo las directrices del Comité Ejecutivo y del Pleno de la institución. Esta decisión se ha tomado unilateralmente sin ningún tipo de negociación con los trabajadores, realizando despidos “objetivos” con 20 días por año trabajado y sin preaviso.

En el día de hoy se ha  producido los primeros 5 despidos inmediatos, dejando para la semana que viene, otros 4.

Los trabajadores de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Valladolid”

Sobran todos los comentarios

Proyecto CplusC en Valladolid

Esta semana, con la entrega de la memoria final al Instituto Municipal de Empleo del Ayuntamiento de Valladolid, finaliza el Proyecto CplusC que desde ZyA Consultores hemos coordinado tras la oportuna licitación pública.

El contrato tenía por  objeto la  programación, desarrollo y ejecución de las acciones para la consolidación de empresas creadas y aceleración de proyectos en curso que permitieran mejorar los resultados de las empresas creadas, consolidando su presencia en el mercado y apoyar la creación de nuevas empresas a partir de los proyectos en curso que sean considerados viables.

Los destinatarios del Proyecto eran inicialmente los participantes en el Proyecto Crea con Base Tecnológica (Ediciones 2008 y 2009),  que habían puesto en marcha sus proyectos o estaban a punto de hacerlo. Tras diversas acciones de información y captación realizadas desde el Instituto Municipal de Empleo del Ayuntamiento de Valladolid y desde ZyA Consultores, se decidió ofrecer también las actuaciones  de CplusC a los participantes del Proyecto CREA 2009.

El proyecto se inició con 11 proyectos (9 del Crea con Base Tecnológica y 2 del Crea 2009), de los que 6 eran empresas en funcionamiento (2 de ellas spin off de la Universidad de Valladolid). Han finalizado el proyecto 7 proyectos, de los que 3 son empresas y el resto proyectos que se prevé que inicien su actividad en un corto espacio de tiempo.

Las actividades del proyecto han sido el asesoramiento personalizado a demanda y la formación grupal en temas innovadores. A lo largo del proyecto se han realizado 40,5 horas de asesoramiento individual y 7 actividades formativas (34 horas de formación), a las que han acudido un total de 109 personas.

Las conclusiones del proyecto son bastante agridulces ya que nuestra impresión es que, salvo casos concretos, los participantes no han aprovechado los recursos puestos a su disposición, que son costosos y financiamos entre todos los ciudadanos.

Como corolario podemos extraer que hay que seleccionar muy bien a los participantes en proyectos de este tipo o similares y que cuando a un emprendedor o emprendedora hay que darle más de un empujón, seguramente no reúne las competencias necesarias para lanzarse al mundo empresarial y por tanto hay que optar por otros sistemas de apoyo.

Para finalizar, simplemente agradecer al Instituto Municipal de Empleo su confianza en nosotros y esperar que sigamos colaborando en estos u otros temas.

A %d blogueros les gusta esto: