Archivo

Archive for 11 junio 2011

Elogio de la desconexión

En mi experiencia en diversas organizaciones, a cual más diferente, siempre he procurado aprovechar todas las oportunidades que se me han brindado para salir al mundo y participar en actividades externas.

Como “experto” en formación siempre me sorprendo cuando, al tratar con los responsables de empresas o instituciones, me doy cuenta que únicamente consideran que sus trabajadores o colaboradores se están formando cuando participan en acciones de formación de metodología clásica, ya sean presenciales o a distancia.

Es importante que vaya calando en las organizaciones, la idea de que las personas se forman o mejor “adquieren conocimiento” de muchas maneras y una de ellas es saliendo de las mismas y participando en jornadas, congresos, seminarios, etc.

Lamentablemente la visión que todavía perdura en muchos gerentes o responsables de personas, es que la formación es un premio y un congreso todavía más, asociado a la falsa idea de que son actividades más lúdico-erótico-festivas que de provecho.

No voy a negar que determinadas acciones formativas se montan con la intención de “retribuir” de una manera indirecta determinados comportamientos o resultados, pero esto no es lo habitual y cada vez hay menos.

Salir de tu empresa, entidad, administración, etc. te permite “desconectar” un poco del día a día y además compartir con personas con las que habitualmente no te relacionas, ideas, proyectos, puntos de vista o conocimientos. Es cierto que con los actuales gadgets cada vez es más difícil desconectar, pero si hacemos un esfuerzo y nos organizamos un poco podemos lograrlo.

Hay que cambiar la mentalidad que todavía persiste, de que cuando una persona va a una actividad externa, baja su productividad. Nada más lejano de la realidad, son momentos en los que al estar separados del día a día, la creatividad y la productividad se incrementa, aumentando por igual la motivación de los participantes.

Es cierto que como en cualquier cosa, los excesos son malos y los responsables  deben velar por que no se utilicen  dichas salidas de manera torticera y como un “descanso añadido”, pero eso no suele ser lo habitual y además es fácil corregir esas desviaciones.

Mi consejo es que utilicen todas las posibilidades disponibles para salir al exterior y compartir conocimientos. Y para los responsables, que motiven a sus trabajadores para salir a conocer el mundo, pero que exijan que el conocimiento adquirido tenga un retorno claro para la organización en unos plazos adecuados.

“Desconecta, que es productivo”.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
A %d blogueros les gusta esto: