Archivo

Archive for 1 septiembre 2016

Coaching Integral

hombre caminando espaldasSeguro que más de uno de vosotros ha visto en redes sociales los tan típicos acertijos que implican poner en marcha todos nuestros recursos y algo de inteligencia lateral. Cuántas veces ha ocurrido que tenemos la certeza de que sabemos la respuesta, de que somos capaces de llegar a la solución, pero no sabemos cómo o hacia dónde mirar concretamente para lograrlo.

Basta un comentario de alguien a nuestro lado para dirigir nuestra atención o para que valoremos otras posibilidades y lleguemos a la respuesta correcta…

…Creo que esta podría ser una más de las cientos de definiciones que pueda haber de Coaching.

En cada una de ellas hay mucha verdad; sin embargo el Coaching hay que vivirlo, porque para cada persona supone algo diferente.

Se trata de una disciplina relativamente joven y en la que, por desgracia, hay mucho intrusismo que resta seriedad y validez al proceso y a los profesionales que nos dedicamos a ello. Somos nosotros precisamente, los que tenemos la responsabilidad de “limpiar” la profesión para que cualquier persona que esté interesada en realizar un proceso de Coaching, lo haga con la certeza y confianza de que estará acompañado por un profesional excelentemente formado.

A pesar de la juventud, cuenta con una base teórica extensa que bebe fundamentalmente (aunque no únicamente) de diferentes escuelas y corrientes psicológicas; el proceso está estructurado para garantizar el éxito del mismo y existe un soporte ético que asegura los derechos del coach, del cliente o coachee y de la profesión.

Pero no quiero entrar en este post en bases teóricas; me gustaría transmitirte qué es Coaching y para qué puede serte útil en algún momento del camino y quiero hacerlo directamente hacia ti.

Como Coach, parto de la base de que eres una persona que tiene todos lo recursos en su interior, que eres el actor, productor y director de la película que es tu vida y que puedes lograr la mejor versión de ti mismo o el desarrollo que desees.

Querido coachee:

Puede que acudas a mí por curiosidad, por la recomendación de algún conocido o porque hay algún aspecto en tu vida o en tu trabajo que quieres modificar o cambiar; en cualquiera de los casos: Bienvenido y Gracias!

 Te acompañaré en este camino que quieres recorrer, el mérito es tuyo, los medios para avanzar son los tuyos y serás tú quien llegue a la meta que tú hayas decidido y definido al comienzo del proceso.

Mi papel será el de acompañarte a lo largo de la travesía, siguiendo siempre tu ritmo: ni más rápido ni más lento; con los atajos o vueltas que quieras dar en el trayecto. Me encargaré de ir iluminando algún recodo del camino que sea necesario para avanzar, como hacen los sherpas en alta montaña, siempre en un discreto segundo plano.

 No importa cuál es exactamente tu meta, importa conocer de dónde partes; seguro que ésta ubicación te ayudará a determinar cuál es la dirección.

 Puedes confiar plenamente en mí; en la formación que he recibido que me permite abarcar todas las dimensiones del ser humano, sean más superficiales o más profundas.

 Recuerda que no se trata de terapia clínica, puesto que partimos de la salud hacia la mejora, no de la patología.

 No te diré que has de hacer (se lo dejo a las mamás y a los consultores o mentores)

 Llegados a este punto, sólo me queda decir que para lograrlo basta desearlo y comenzar el camino que te lleve a ese lugar maravilloso que es la mejor versión de ti mismo.

 Entonces, ¿Te acompaño?

A %d blogueros les gusta esto: