Archivo

Archive for the ‘Consultoría Artesana’ Category

¿Retiene su empresa el talento?

abandonarAunque más lento de lo que nos gustaría, el mercado laboral se mueve. Muchos trabajadores ya se empiezan a plantear sustituir unos puestos a los que se agarraron para capear la tormenta, con una estabilidad relativa aunque mal retribuida, por oportunidades más acordes con sus competencias y expectativas. Como es habitual, muchas organizaciones no son conscientes de ello y siguen sin hacer cambios para frenar este proceso.
Cuando uno repasa lo que sucede en empresas que conoce de primera mano, se da cuenta de lo poco que hemos aprendido de la crisis y de que, por lo general, las pequeñas y medianas organizaciones (incluso muchas de las grandes) no cuentan con estrategias claras para retener y captar talento.
Malo es que no las tengan para captar nuevo talento, aunque es un error que pagarán más adelante, pero la ausencia de políticas y estrategias de retención del talento del que disponen va a producir el abandono físico o mental de sus mejores trabajadores, a poco que mejore el mercado de trabajo.
Hace poco hablaba con una persona que trabaja en una empresa de casi 300 trabajadores, con facturación y beneficios crecientes y en la que desempeña funciones vitales en el área económico-financiera. Es un titulado superior con experiencia, con formación de postgrado especializada y adaptada a su trabajo, pero su salario no alcanza los 23.000 € brutos anuales, trabajando 40 horas semanales a jornada partida. Esta persona ya está buscando alternativas que le ofrezcan mayor salario o una mejora de horario, si no consigue ambas cosas en un mismo puesto.
Si hiciéramos una encuesta entre empresarios y directivos de empresas pequeñas y medianas y preguntásemos si cuentan con políticas de retención de talento, seguramente contestarían que eso únicamente pueden hacerlo las empresas multinacionales, con amplios departamentos de RR.HH., pero que en las pequeñas no es posible o es muy dificultoso.
Quizá si usáramos un lenguaje más coloquial y sustituyéramos esa pregunta por “¿Ha preguntado alguna vez a sus trabajadores qué es lo que les retiene en su empresa y qué es lo que les gustaría que cambiara?” no tendrían más remedio que reflexionar y dejar de echar balones fuera.
Con total seguridad, si se hiciera esa pregunta a los trabajadores habría respuestas difícilmente asumibles para la segunda parte de la misma, porque muchos todavía creen en los Reyes Magos o Papá Noel. Sin embargo las respuestas a la primera parte permitirían sacar conclusiones muy útiles.
Por lo general, una persona no se marcha de una organización, sino que es esa organización la que le empuja a marcharse. Salvo en los primeros puestos de trabajo, donde aprendemos y no somos demasiado exigentes, a medida que maduramos queremos que la organización a la que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo, responda positivamente a nuestras expectativas.
Los trabajadores quieren transparencia, saber hacia dónde va la empresa, que sus superiores les escuchen y que sus opiniones cuenten, que la organización tenga políticas claras y conocidas, quieren salarios ajustados al mercado y a su aportación y esfuerzo y quieren poder conciliar su trabajo con sus familias y con otras actividades enriquecedoras. A pesar de lo que alguno pueda pensar, las políticas de retribución variable, si están bien diseñadas y son objetivas y transparentes, son aceptadas mayoritariamente por los trabajadores.
Aunque al final todo se reduce a números y costes, la retención del talento no se logra únicamente con mejores salarios. Si fuera así, las empresas que mejor pagan serían las más deseadas y eso no es así.
Existen alternativas como la flexibilidad de horarios, las retribuciones emocionales, la creatividad o el cambio de formas de trabajo que, a disposición de cualquier organización interesada, facilitan que sus trabajadores estén orgullosos de su empresa y quieran permanecer en ella.
¿Se ha planteado su organización alguna vez cuál es el motivo por el que sus trabajadores se quedan o se van?
¿Realizan de forma programada entrevistas de salida a aquellos trabajadores que abandonan la empresa sin ser despedidos, para averiguar las causas?
¿Realizan periódicamente evaluaciones de clima laboral en su organización?
Si su respuesta  a todas estas preguntas es negativa, su organización tiene un problema muy grave.

Bartolomé Zuzama. Octubre de 2016.

Presentar con P

Presentar con P

Un nuevo seminario del Proyecto CREA con Base tecnológica, nuevos proyectos, nuevas caras, alguna repetida y la misma sensación.

Hablar en público nos sigue generando cierta preocupación. Acudimos a seminarios, buscamos información sobre nuevas tendencias, herramientas, técnicas que nos ayuden a mejorar esas presentaciones que en uno u otro momento tenemos que hacer y que consigan que sean un éxito que los asistentes tarden en olvidar.

Desde nuestro punto de vista, son muchos los factores que, conjugados de una determinada manera, hacen más efectiva una presentación en público.

Desde hace algún tiempo y alimentado por las nuevas tendencias y herramientas 2.0, se ha iniciado una batalla contra herramientas clásicas como el Power Point. Creemos que no es la herramienta la que falla, sino el uso (abusivo o inadecuado) que se hace de ella.

Más importante que la herramienta que utilicemos como soporte, hemos de tener en cuenta un esquema que todos conocemos: El de la comunicación.

          

Cuando hablamos de presentaciones, a nadie se le escapa que en realidad estamos hablando de un tipo concreto de comunicación, realizado en un determinado canal, con un receptor particular y específico al que hemos de transmitirle un mensaje de forma adecuada.

Es decir, volvamos a los orígenes, a la comunicación interpersonal, a comunicar con Inteligencia Emocional, de persona a persona; tratando de averiguar cuáles son las necesidades y expectativas de ese receptor y, de este modo, satisfacerlas.

Es necesario por tanto que su “Cerebro emocional” decida que somos de confianza y para ello, hemos de dedicar un tiempo a crear un rapport positivo en la relación. Si logramos sobrepasar esta barrera de la decisión por parte del receptor, la conexión estará creada y se nos permitirá incluso cometer algún error.

Evidentemente, el mejor aliado para vencer esa ansiedad inicial o permanente es la Preparación; Aunque se conozca o domine el tema elegido, es recomendable “Ensayar la improvisación”, no dejando margen a sorpresas no deseadas.

Si, una vez valorados estos aspectos, por la temática de tu exposición, deseas utilizar herramientas innovadoras:¡ adelante! Pero no olvides que son un medio no el fin en sí mismo.

Por ello, la base del seminario ha sido la siguiente: Presentar con P, con tres P:

Pasión: En cada cosa que hagas, en cada palabra que digas. Transmitir al público que no hay otro sitio donde te gustaría estar.

Preparación: Incluso los speakers con más experiencia, repasan contenido y mensaje antes de realizar una presentación. Interviene directamente en el descenso de la sensación percibida de ansiedad.

Personas: Como base de la comunicación. Míralas, escúchalas, conecta con ellas. Te darán la clave del éxito de tus presentaciones.

Helena Zuzama Alvarez.

La Consultoría Artesana y el Taller “Todo por la Pasta”

Del jueves al sábado pasado he estado en Bilbao participando en el Taller Todo por la pasta, organizado por la Red de Consultoría Artesana (Redca), red multidisciplinar de consultores  que con un ideario consensuado, pretenden mejorar  su servicio a los clientes y afrontar la consultoría desde una perspectiva vital que busca la felicidad y el trabajo bien hecho. Este trabajo bien hecho es denominado “artesano”.

Tuve noticias de esta red hace algunos meses tras entrar en contacto con Amalio Rey, e ir consolidando una amistad que ha facilitado nuestra colaboración en diferentes actividades, tanto en la Universidad Europea Miguel de Cervantes, como para ZyA Consultores.

Cuando me enteré del Taller que proponía Redca me inscribí en el mismo y solicité poder participar  no sólo en la fase “abierta”, sino también en la fase de socios de Redca. Para conseguir que me facilitasen el acceso, apliqué las mismas tácticas que el Presidente Rodríguez Zapatero aplicó para  participar en el G20, conseguir que un  miembro del grupo me avalara. Mi “Sarkozy” fue Amalio, al que agradezco un montón su mediación pues me ha permitido acceder a una agrupación de talento de enorme interés.

En representación de Redca actuó Julen Iturbe, que creo que todavía está alucinando del “marciano” que aterrizó el viernes en Eutokia, pero que me recibió (al igual que el resto de los participantes) como uno más y me hizo sentir que ya formaba parte de la red.

Una vez facilitado el acceso y tras el oportuno estudio y memorización de la “Declaración de Consultoría Artesana” y del material que los participantes habían preparado como material de consulta para el evento, me dispuse a hacer mi presentación a Redca el jueves a las 10 en Eutokia.  Dicha presentación personal fue un poco epatante debido a lo peculiar de mi perfil profesional, pero a partir de ahí me he sentido uno más y he compartido actividades y ratos de ocio, disfrutando y aprendiendo un montón de todos ellos y ellas.

Mi posición sobre la Consultoría Artesana es de amplio acuerdo con los principios que comparten, pero con algunas matizaciones en lo que se refiere a la aplicación de los mismos. Creo que el tipo de cliente y el entorno de trabajo en el que el consultor  o consultora deben realizar su trabajo, hacen que la aplicación de esos principios no deba ser rígida sino flexible y adaptable, para conseguir que los procesos y los resultados sean mejores que los de la consultoría tradicional, industrializada e impersonal. De todo me quedo con la idea de que al final trabajamos con personas, sea cual sea la organización que representen y que contrata nuestro servicios.

El Taller, tanto en su fase abierta como cerrada, ha cumplido todas las expectativas que me había creado sobre el mismo. En un tiempo y lugar determinados se ha reunido tanta diversidad,  talento, competencias, ilusión y ganas de mejorar, que deberíamos considerar una obligación prioritaria el aprovecharlos para cambiar sistemas obsoletos que no aportan valor para la sociedad.

La organización ha sido impecable, tanto en los aspectos logísticos como de relación. El lugar elegido para el encuentro, Eutokia , ha facilitado tanto las relaciones como el trabajo. Pero la labor no se ha terminado, puesto que al acabar el Taller  ya estaba en funcionamiento una wiki con información  y documentos de valoración del mismo, que nos serán de gran utilidad en el futuro.

Como resumen quiero comentar las dos sensaciones que me suelen invadir al acudir a actividades interesantes como esta. La primera es la de esperanza, al ver que es posible hacer las cosas de una manera diferente (y notablemente mejor) a lo que estoy habituado a ver en mi entorno.

La segunda es menos alegre y la podríamos definir como de “cabreo” o envidia (no muy sana) por las formas de colaborar, trabajar o plantearse la vida  en otros lugares que, sin dejar de tener enormes problemas a resolver, permiten lugares como Eutokia y realidades como la Red de Consultoría Artesana y el Taller.

Creo que en Castilla y León sería muy difícil que iniciativas como esas tuvieran éxito… o a lo mejor (eso espero) es que soy un poco pesimista. Por mi parte voy a seguir insistiendo a los miembros de la Red para que hagan próximamente una actividad en Castilla y León (en Salamanca sería perfecto).

No quiero finalizar este post  sin agradecer a todos los participantes de Redca en el Taller su acogida y buen hacer, tanto a Julen como a Asier, Aitor, David, Naiara, Javier, Ricardo, José Miguel, María Jesús y Amalio. Muchas gracias a todos y todas, sois unos cracks y espero poder compartir con vosotros más actividades.

A %d blogueros les gusta esto: