Archivo

Posts Tagged ‘competencias’

Anatomía del emprendedor/a


Continuando con un post anterior y ya más metidos en materia, queremos dar un paso más y tratar de dar respuesta a las preguntas planteadas a través de una radiografía a estos curiosos seres que parecen estar en peligro de extinción.

Cuando nace un bebé, apreciamos que es un niño o una niña pero, ¿hay algún rasgo que determine que esa personita va a pasar media vida luchando por su negocio, por el que apostará tanto?…

Puesto que realizar un estudio de este tipo nos llevaría años, vamos a centrarnos en la experiencia que hemos tenido con emprendedores. Dada la importancia que han adquirido las competencias en la gestión empresarial y en los procesos de selección, nos apoyaremos en este concepto para desarrollar el perfil que nos ocupa.

En primer lugar, creo que podríamos situar la visión espacial; el emprendedor tiene claro en su cabeza el negocio a desarrollar, es capaz de verlo con absoluta nitidez a pesar de las dificultades se surjan a corto o medio plazo.

La elevada valentía (en algunos casos también denominada instinto suicida) es otra de las características que consideramos definen a este tipo de personas: actúan como por impulso centrados en ese objetivo que es su empresa, sin importar las opiniones externas, la comodidad del trabajo para otros.

Otra característica muy relacionada con la anterior es la necesidad de logro que poseen estas personas. No se conforman con lo básico y necesitan más, necesitan realización profesional que encuentran en el desarrollo de su propio negocio.

La hiperactividad o inquietud ayuda a reconocerlos por la calle; al emprendedor se le ve venir de lejos puesto que continuamente está tratando de mejorar lo que está a su alrededor y de poner en marcha proyectos que afectan a diferentes áreas de su vida (no confundir con la fase maníaca de un trastorno bipolar).

Por último, creemos que la característica definitiva que nos ayuda a saber si la persona con la que subimos en el ascensor es un emprendedor es el tesón. La importantísima motivación con la que cuentan les impulsa a continuar, a buscar salidas y soluciones en lugar de quedarse estancados en las excusas y luchar por el proyecto personal.

Esta radiografía de competencias comunes, respalda la existencia de grandes emprendedores que, a pesar de la falta de formación, han puesto en marcha excelentes empresas.

Podríamos seguir citando características y competencias atribuibles a los emprendedores,  pero ¿ éstas características  definen únicamente a este colectivo? Si eso no es así, ¿cuál es el resorte  o desencadenante que convierte a un trabajador, con competencias definidas, en una persona que sacrifica en mayor o menor medida su ocio y tiempo por su negocio?

Esta es una de las líneas en las que las empresas deberían insistir, para conseguir intraemprendedores que desarrollen proyectos por y para la empresa, pero con el interés y motivación de proyectos propios. Pero esto será objeto de otro post.

Agobio 2.0

Desde hace unos días y tras asistir a alguno de los estupendos talleres y seminarios de mi amigo Amalio Rey, me he zambullido en el proceloso mundo de las redes sociales y de la web 2.0.

No ha sido un paso de 0 a 1 puesto que ya había hecho alguna incursión en las redes sociales (facebook, linkedin, etc.), pero el cambio fundamental ha sido darme de alta en twiter…y ahí han empezado mis desdichas.

Tengo la misma sensación que un niño/a contemplando los pasteles desde el otro lado del cristal de una pastelería, con la diferencia que yo si puedo alcanzar los pasteles…pero entonces no trabajo.

No se si el raro soy yo o es que el resto de personas tiene una dedicación exclusiva a la lectura de libros, asistencia a jornadas y congresos, actualización de blogs, etc. A mi no me da el tiempo ya que si quiero mantener al día medianamente la información interesante, debo robar tiempo de mi vida familiar, de mis horas de sueño (que ya son pocas) o de mi trabajo.

Lo grave de esto, que es lo que me genera el agobio, es que delante de mis ojos pasa un montón de información valiosísima en la que me encantaría profundizar y que me podría aportar una notable mejora de competencias y de conocimientos, pero que el devenir diario me impide atenderla. De momento estoy optando por sindicarme a  los blosgs más interesantes, pero también en mi gestor la información pendiente de leer crece sin que pueda digerirla adecuadamente.

¿Soy un caso extraño? ¿Hay alguna aplicación o paso que me haya saltado o es que pretender abarcarlo todo es imposible?.

De momento mi solución es pensar que a veces lo mejor es enemigo de lo bueno,  que mas vale pájaro en mano que tortilla de patatas rodando por la escalera y que si hasta ahora hemos salido adelante sin toda esta información, a lo mejor no es imprescindible…pero me quedan dudas muy serias al respecto.

En fin, seguiremos intentando ser selectivos y enfocar nuestra búsqueda en aquellos temas que nos afectan más directamente, pero agradeceríamos algún consejillo de los “nativos tecnológicos” o de los “conversos experimentados”. No os cortéis y dejadnos algún comentario.

De todas maneras lo que nos queda meridianamente claro es que no hay vuelta atrás y que quien no se adapte a este entorno, de una manera u otra, se quedará en la cuneta y perderá todas las oportunidades para competir con ciertas posibilidades de éxito en el campo de la consultoría, de la gestión del conocimiento o de la innovación, entendida en el más amplio de los sentidos.

Esperamos vuestras aportaciones y perdonad los gemidos…

 

A %d blogueros les gusta esto: