Archivo

Posts Tagged ‘participación’

BEBÉS Y EMPRESA: ¿De verdad son tan diferentes?

Esta semana han tenido lugar dos hechos cotidianos, que pueden fácilmente pasar inadvertidos, ya que ambos han tenido lugar en una línea de autobús urbano en horas centrales.

El primero de ellos ocurrió el lunes a mediodía. El autobús iba bastante lleno, la mayoría de las personas que allí estaban iban en silencio pensando en la comida que irían a disfrutar, sus problemas y/o sus alegrías. Se subió una mamá con un carrito y un bebé de aproximadamente un año. Una vez se hubo colocado (donde pudo), comenzó a hablar con su hijo de las cosas que había hecho en la guardería y del libro que llevaba entre manos. Casi automáticamente comenzó a cantar una canción a la par que el crío; (hasta aquí una historia de lo más habitual). Fue entonces cuando las personas que tenía alrededor (y no tan cerca), comenzaron a observar la situación e, instintivamente, muchas sonrisas se iban dibujando en las caras de los observadores (estoy segura de que muchos habréis vivido esta situación).

Paso a la segunda anécdota que ha tenido lugar hoy mismo, en la misma línea y aproximadamente a la misma hora. En este caso ha sido un papá con su hija de 3 años (en función de la altura es el cálculo que he hecho). Se han colocado detrás de mí, al final del autobús, ella sentada encima de las piernas de papá. En esta ocasión, ha sido la niña la que ha comenzado a cantar una canción “de campamento” que, con la coreografía sincronizada, hace un repaso por casi todos los elementos de la vajilla de cualquiera de nuestras casas. Además de sonrisas, he podido ver personas que (en frente de la niña), tímidamente se han unido a los gestos de la canción.

¿Qué relación tienen los bebés y niños pequeños con los Recursos Humanos y las políticas centradas en las personas?

La conclusión que he extraído ha sido sencilla en cuanto a asociación se refiere.

Objetivamente, los bebés no hacen “nada productivo” (disculpad la afirmación), pero, en el momento que perciben que estamos pendientes de ellos y les escuchamos, nos sonríen, nos dan todo sin darnos nada y consiguen extraer lo mejor de cada uno de nosotros.

Si traemos a nuestra mente la lista de las empresas mejor valoradas por sus trabajadores, encontraremos un denominador común, repetido hasta la saciedad: los empleados se sienten parte de algo, se encuentran cómodos con el ambiente que hay (más o menos familiar) y sienten que de verdad se les tiene en cuenta PORQUE SE LES ESCUCHA.

 

La comunicación, la motivación, son conceptos muy manejados en lo que a estos temas se refiere pero, ¿por qué se nos olvida lo más importante? Escuchar a las personas que forman parte de nuestra organización; saber cómo se sienten, qué pueden aportar en pro de la empresa, por qué observamos menos colaboración en algunos casos, etc.

Desde mi punto de vista, muchas veces tratamos de implantar y transmitir unos valores, una cultura, unos mecanismos demasiado complicados, cuando tenemos la solución delante de nuestros ojos. Escuchar, dejar participar, conseguir sacar lo mejor de cada uno de los miembros de la organización teniendo en cuenta las particularidades de cada uno.

A %d blogueros les gusta esto: